Concepto: Tirada

Aunque el Narrador está en su perfecto derecho de declarar que una determinada acción tiene éxito o no (normalmente para dar emoción a la historia), en muchos casos el azar entra en la ecuación. Este juego emplea un modo sencillo y manejable de resolver este problema: los dados. Más concretamente, se emplean dados de 10 caras.

Se tiran los dados cada vez que el resultado de una acción es dudoso o cuando el Narrador opine que existe una posibilidad de fallar. Las fuerzas y debilidades del personaje determinan el número de dados que se emplean, por lo que afectan directamente a tus probabilidades de éxito.

Aunque la personalidad de tu personaje solo está limitada por tu imaginación, sus capacidades quedan definidas por sus Rasgos, todas sus aptitudes y habilidades innatas y adquiridas. Cada Rasgo queda descrito por una puntación entre 1 y 5; un 1 demuestra una escasa competencia, mientras que 5 es el límite de la capacidad humana. Casi todo el mundo tiene puntuaciones entre 1 y 3; un 4 indica a una persona excepcional, mientras que 5 es prácticamente incomparable (al menos entre los mortales). Piensa en el sistema de “estrellas” con el que se puntúa a las películas y restaurantes: un 1 es apenas aceptable, mientras que un 5 es extraordinario. También es posible tener una puntuación de cero; normalmente representan una habilidad que el personaje nunca llegó a aprender, pero existen algunas excepciones (como la horrenda Apariencia de los Nosferatu).

(     ) Pésimo.

(*    ) Malo.

(**   ) Normal.

(***  ) Bueno.

(**** ) Excelente.

(*****) Increible.

Cada vez que tengas que hacer una tirada usarás un dado por cada círculo en los Rasgos apropiados. Por ejemplo, si tu personaje está tratando de encontrar algo y tiene tres puntos en Percepción tirarás tres dados. Sin embargo, casi nunca usas solo el número de dados de un Atributo; el potencial bruto se ve modificado por la Habilidad. Las tiradas más frecuentes del juego se realizan sumando los dados obtenidos de un Atributo a los de una Habilidad.

Ejemplo: Si Verónica estuviera intentando encontrar un archivo específico en un despacho atestado el Narrador podría hacerle tirar a su jugador Percepción + Finanzas, un Atributo más una Habilidad. En este caso se tomarían dos dados por la Percepción de dos y tantos como círculos tenga el vampiro en Finanzas. La puntuación en la Habilidad es 4, de modo que Verónica realizará el intento tirando un total de seis dados. Esta cantidad se denomina reserva de dados, y es el número de dados que se tiran en un mismo turno. Normalmente se calcula para una única acción, pero puedes modificarla para poder realizar varias acciones en un mismo turno.

Por supuesto, es posible no sumar ninguna Habilidad a una tirada. Por ejemplo, nada de lo que verónica haya podido aprender le ayudará a levantar a pulso una caja fuerte. En estos casos solo se emplearán los dados del Atributo, en este caso la Fuerza.

No existen absolutamente ninguna situación en la que se añadan más de dos Rasgos a una misma tirada. Además, si en tu reserva de dados aparece algún Rasgo de Voluntad) no se podrá añadir ningún otro Rasgo. Para un ser humano normal es imposible tener una reserva de dados mayor de 10.

Los vampiros no son normales, claro…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: